Catalina González ‘Lugares comunes’ text. ‘Cheek to Cheek’ group show. Gallery Luis Adelantado. Valencia, Spain. 2004

2004 / Catalina González / Group shows / Luis Adelantado / Show / Textos
Antonio Gonzalez - Cheek to Cheek - Joan Hernandez Pijuan - 3

Lugares Comunes
Catalina González

El día que fui a ver a Antonio Gonzáles y a Joan Hernández Pijuan mientras trabajaban juntos en la Galería Luis Adelantado, escribí:

Creo que estamos definitivamente perdidos. Y que en la pérdida nos volvemos instintivos y husmeamos la oscuridad sin creer en las respuestas.
Creo que todo esto produce un dolor que jamás abandonamos pero que a la vez alberga la matriz de la vida en estado incoherente, abrasador, puro.

Semanas después la película de Aristain, Lugares comunes, me hizo pensar de nuevo en aquella tarde. El protagonista cita a Alejandra Pizarnik para hablar del dolor de la lucidez. Esa lucidez que nos lleva, en contra nuestra, a ciertos lugares comunes del ser humano, el paso del tiempo, la crudeza de las decepciones, la consciencia de la muerte, el vacío que amenaza como un vértigo real cada mañana.

Frente a esto, ¿qué opción posible queda?. Parece ser que la renuncia a dicha lucidez. Saber es casi inevitable, pero podemos simular que no sabemos, distraernos de nosotros mismos, evitar los caminos que conducen a la certificación de la herida. Hacerse los ingenuos, los alegres, los inocuamente felices. Sin embargo existe una tercera y con seguridad una cuarta y hasta una quinta opción. Una de ellas es la creación desde esa lucidez. Ni entregarse ni huir. Construir, indagar, elaborar un código de vivencias que haga legible lo ilegible, iniciar desde nuestro vértigo un diálogo, hacer concreto el miedo para volverlo palpable, apresable.

Cuando visité a Antonio y a Joan en la Galería tuve vívidamente la impresión de que se estaba ejercitando esa voluntad de no entregarse ni huir, de involucrarse en la vida interrogándola desde la pintura, permitiéndose la libertad en la percepción, en la experimentación de los sentidos, las emociones y las ideas en una combinación tan intensa y peligrosa como capaz de salvarnos en última instancia del vacío. No es un camino que otorgue seguridad, continuamente te asomas al precipicio, acercas la mano al fuego, tanteas el filo de todos los cuchillos. Pero no hay que olvidar algo, deseas regresar para contarlo, deseas hacer de esos espaciosde la lucidez que también son la madurez del amor, la comprensión larga e inacabable de las personas, la inmediatez abrumadora de la belleza, la sencillez de una forma, el lenguaje de un color, verdaderos lugares comunes donde encontrarse.

Youtube: Lugares comunes – Lucidez – Adolfo Aristarain

Ver pdf